INTRODUCCIÓN

“Los bosques de manglar están considerados entre los ecosistemas más vulnerables de la banda tropical/subtropical del planeta y sometidos a tensores ambientales diversos en la interface continente/océano (UNEP, 1994; Kjerfve y Macintosh, 1997; Yáñez-Arancibia y Lara-Domínguez, 1999; Mitsch y Gosselink, 2000; Valiela et al., 2001; Duke et al., 2007: Twilley y Day, 2013; Mitra, 2013a, 2013b). Todos estos autores coinciden en que el cambio climático tiene diversos componentes que actúan a diferentes escalas, siendo los más relevantes: cambios en el nivel medio del mar, eventos de inundaciones, tormentas tropicales, precipitación pluvial, erosión costera, temperatura ambiente y del agua, concentración de anhídrido carbónico atmosférico, patrón de circulación litoral, integridad ecológica de ecosistemas vecinos, e influencia social y económica asociada al cambio climático”.

Los manglares son una especie de plantas y estas solo viven en lugares que están cercas del mar. El 70% de las especies de uso comercial pasa su vida en un estero con manglares, también se albergan aves en donde llegan a alimentarse y descansar para después seguir su camino.

Nuestra área de estudio principal será la laguna de Mecoacán ubicada en Tabasco Donde distintos manglares fueron analizados, de esos manglares analizados se seleccionaron seis, siendo: la boca, cerros, pajaral, Arrastradero, aspoquero y mojarrero. Estos estudios fueron realizados en un periodo de estudio de octubre de 2014 a noviembre de 2015.

Nosotros tomaremos los datos que fueron realizados en los manglares de Mecoacan, Tabasco, para ver las relaciones entre los factores físico-químicos del subsuelo (Arcilla, limo y arena) y del agua de los manglares (PH, alcalinidad temperatura, etc.), ya que estos parecen estar de alguna manera relacionados con la caída de las hojarascas, ya sean Rhizophora mangle (manglar rojo), Avicennia germinans (manglar negro) ó Laguncularia racemosa (manglar blanco).

Avicennia germinans (manglar negro)